Estación Murales

Home / Estación Murales

“Estación Murales” es un proyecto que forma parte del programa de Revitalización de Barrios e infraestructura Patrimonial Emblemática, (PRBIPE) que es ejecutado por la Municipalidad de Estación Central, con financiamiento de la Subsecretaría del Desarrollo Regional y Administrativo (SUBDERE)  y con préstamo del Banco Interamericano Desarrollo (BID). El Programa se ejecuta en dos barrios de nuestra comuna: en la Población Los Nogales y en el Casco Histórico. Este programa tiene el propósito de: (I) mejorar las condiciones de habitabilidad del entorno del barrio de la población residente; (ii) poner en valor sus inmuebles patrimoniales y/o emblemáticos; (III) incrementar su actividad comercial y cultural y (IV) fomentar la participación de sus residentes en su revitalización.

La “HABILITACIÓN DE CIRCUITO PATRIMONIAL: MURALES EN POLÍGONO CASCO HISTÓRICO EN ESTACIÓN CENTRAL”, buscó valorizar, con énfasis en la participación comunitaria, la identidad local del barrio y su patrimonio inmaterial, para fortalecer el nuevo tejido social del Casco Histórico de Estación Central.

 

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

El proyecto buscaba habilitar un espacio público en el sector céntrico del Casco Histórico de la Comuna de Estación Central, para fortalecer la identidad barrial de los habitantes del territorio, poniendo en valor sus aspectos culturales, históricos y sociales.

Se trabajo en 11 obras que suman 1.500 M2 de superficie de colegios, oficinas municipales, empresas y casa particulares del barrio.

El proyecto contempló el tabajo en 3 ciclos:

CICLO 1: ELABORACIÓN DE DISEÑO PARTICIPATIVO

CICLO 2: PROCESO DE EJECUCIÓN PARTICIPATIVA

CICLO 3: CIERRE DEL PROCESO PARTICIPATIVO

(Más información en redes sociales del Programa – @RevivEstacion )

 

 

 Los recuerdos más importantes del barrio son las actividades de la Parroquia Apóstol Santiago y la plaza, parte de la Población Cornelia Olivares. Lugares donde la colaboración, la comunicación y la solidaridad son lo más importante. Se recuerdan los encuentros frente a una fogata, las obras de teatro, los festivales de la canción, campeonatos de fútbol. Generaciones de vecinos y vecinas creciendo juntas, en un espacio donde la familia trasciende lo sanguíneo generando lazos permanentes.

La vida de barrio se consolida cuando sus habitantes forman comunidad. Un antiguo territorio campesino ahora asociado al transporte y la productividad y que en los últimos años ha ido recibiendo nuevas culturas latinoamericanas que complementan a las existentes. Las primeras generaciones que han pasado por este lugar dejan reflexiones, acciones, herencias e historia que son mucho más importantes que las palabras mismas. Así es como el Casco Histórico de Estación Central ha ido forjando su imagen, con trabajo, compromiso y mucha fraternidad, bajo el alero de los trenes y terminales que lo ubican en una posición privilegiada: permiten el contacto con el resto del país como ningún otro barrio lo ha podido lograr.

 

Resumen de las Obras

Nombre:  Donde se pierden las aguas
Artista: AGOTOK

El antiguo sector donde se emplaza el Casco Histórico de la Comuna de Estación Central fue rural, alejando del centro, pero muy codiciado desde que se tiene registro de su historia. Los primeros antecedentes se remontan a don Pedro de Valdivia, quien en 1546 concede estas tierras a don Gabriel de la Cruz, español que formó parte de su primera expedición. Llamado Chuchunco, este sector es reconocido en la ciudad por la lejanía que suponía desde el centro de la ciudad que, a la velocidad de carretas, a caballo o simplemente caminando, el viaje se hacía eterno.

Ese mural comienza reflexionando en torno a la imagen de un paisaje histórico y natural, el antiguo Chuchunco, ubicado en una esquina donde se reúnen también antiguas historias del barrio: El Restaurant Don Pepe, lugar que representa un punto de encuentro, una pausa en el corazón del vecindario, un espacio donde vecinos y vecinas se desquitan del ritmo intenso de la ciudad moderna y se toman el tiempo necesario para recordar y compartir.

Nombre: Chuchunco, donde se perdió el agua
Artista: Pelagia Rodríguez y equipo

Conocido como “Chuchunco”, no existe un acuerdo sobre el significado exacto de su nombre. Puede ser “¿qué se hizo el agua?” o “donde se perdió el agua”. A fin de cuentas, siempre se hace referencia a la pérdida del agua, ya que en este sector el caudal de La Cañada, brazo del río Mapocho que circulaba por la actual Alameda, se perdía en la tierra.

La obra de mosaico realizada por Pelagia Rodríguez y un equipo de 13 artistas en la fachada de una vivienda que probablemente forma parte de los inmuebles más antiguos del barrio, evoca las características originales de este sector llamado Chuchunco, donde las aguas se entremezclaban con la tierra, punto geográfico particular que quizás pudo ser el motivo para instalar una estación de ferrocarril.

Tema: La industrialización
Artista: Basco Vasko

En las primeras décadas de la República comenzaron importantes cambios en el sector, con la construcción de una Estación de Ferrocarriles. No hay claridad sobre la fecha exacta de su origen, pero se estima entre 1856 y 1863. El primer terminal era un galpón ubicado alrededor de terrenos pertenecientes a familias de la aristocracia nacional.

Esto provocó un cambio en la imagen del sector, pasando de agrícola a industrial y urbano. La ubicación de la Estación Central la convertía en un polo atractivo en la ciudad. Se ubican alrededor numerosas fábricas y comercios alrededor aprovechando el punto de transporte en el sector: lecherías, barracas, frigoríficos, papelerías, madereras, entre otras, fortaleciendo el desarrollo y el crecimiento de este sector de la ciudad. La más reconocida en la comuna: la Fábrica de Gas, por sus gasómetros, punto de referencia de todo habitante de la comuna y sus alrededores.

La comuna comenzó a adquirir una imagen asociada al comercio, la industria y el transporte, y esto es lo que explora el artista de este mural Basco Vasko, realizando una reflexión a los procesos industriales actuales, donde las antiguas fábricas han sido sustituidas por importaciones, como los fardos multicolores de “ropa americana” almacenados en distintas partes del barrio que inspiran ese mural.

Título: Chuchunco
Artista: Telly Gacitúa

La decisión de migrar no es fácil. Bien lo supieron nuestros antepasados. Porque probablemente todos y todas hemos tenido un familiar migrante.

Llegada del ferrocarril y la industria trajo consigo un fenómeno que se repitió en muchas ciudades: la necesidad de mano de obra provocó una migración del campo a la ciudad. En ese sentido, Don Juan Miguel Valdés, dueño de estos terrenos durante el siglo XIX, vende parte de ellos a la Empresa de Ferrocarriles. Es posible que no vendiera todas sus tierras por las futuras ventajas que tendrían ubicarse junto a una de las fuentes de trabajo más importantes para la población humilde: la Estación Central y sus alrededores siempre requería mano de obra para diversas actividades. Así se dio la migración campo-ciudad en este barrio, familias que dejaban sus vidas rurales para establecerse en los alrededores de los polos de trabajo con la esperanza de un futuro mejor. Llegaban en tren a sectores como Chuchunco a vivir en condiciones precarias, donde el aprovechamiento de los especuladores y arrendadores era cotidiano, pero con la esperanza de ir mejorando con el tiempo, porque sabían que ese era el camino para tener una vida mejor.

Eso es lo que busca plasmar en su mural la diseñadora y artista visual Telly Gacitúa, expresa ese cambio de paisaje, de campesinos llegando a esta nueva vida que eligieron pero que, con el apoyo mutuo y fraterno de quienes acompañan, mejoraría.

Nombre: Comunidad
Artista: Ignacio Osorio

La vida de los nuevos habitantes de Estación Central en un principio no fue fácil. En un inicio arrendaban espacios de tierra para construir ranchos extremadamente pobres, y con el tiempo comenzaron a aparecer cités y conventillos, en un afán por mejorar la calidad de las construcciones. Esa vida de barrio que caracteriza a este sector comienza con los primeros habitantes que migraron desde el campo a la ciudad. Personas que, al llegar a vivir aquí, tejen lazos, se apoyan, en una historia que representa a muchos en el sector.

La esquina sur poniente de las calles Obispo M. Umaña con Lisperguer, a diferencia de otros muros del sector, ha sufrido muchos cambios. Si uno lo observa con detención, es posible ver que se forma de distintas fachadas de varias propiedades que finalmente se fusionaron. Aunque no lo parezca, hace muchísimos años este lugar tuvo habitantes que formaron parte del barrio, aportaron a su desarrollo con negocios y vida vecinal.

Es así que Ignacio Osorio (5INCO), artista de esta comuna, simboliza en este mural la unidad, la construcción, el trabajo y colaboración de las generaciones de habitantes que, con el afán de formar una nueva vida en este lugar, se fueron apoyando entre sí y la representa a través de estas manos que han ido creciendo juntas, que en un futuro también serán las de muchos y muchas quienes han encontrado en el antiguo Chuchunco esos vínculos de crecimiento y fraternidad.

Título: Aguas patricias, vientos alisios
Artista: Elisita Punto

Cuando se construyen las primeras comunidades surge también la necesidad de vivir mejor. Eran los tiempos de “la cuestión social”, donde parte de las luchas de la fuerza trabajadora estaba en la urgencia de construir viviendas en condiciones dignas. Es así como surge la vivienda obrera en sectores como aquí en Estación Central. Generalmente son casas o departamentos de formas muy regulares, de diseño muy simple, iguales o muy similares entre sí.

En este barrio, existen dos poblaciones de este tipo: la primera es la Población Cornelia Olivares de 1946, entre las calles Lisperguer, Jotabeche y Tacna, que considera la plaza, y la segunda es donde se encuentra este mural, la Población Antonio Varas de 1959, entre Lisperguer, Dolores, Tacna y O. M. Umaña, que considera en esta esquina un espacio para su uso comunitario, donde se encuentra la Oficina de Calle, dedicados a tratar el fenómeno de las personas en situación de calle.

Elisita Punto, hizo una abstracción de este tema y lo convirtió en una obra que enlaza distintos mundos: no sólo relata su pasado de vivienda obrera representado en la geometría regular y colores de fondo, su presente solidario como oficina de calle representada por la cinta y manos que enlazan todo, sino también estimula a toda persona que en el futuro la observe. Utiliza patrones de dibujo a través de la geometría, todos trabajando de forma colaborativa, sosteniéndose.

Tal como sucede con el rol de la vivienda y la oficina de calle.

Nombre: Festejo a la diversidad
Artista: Estefanía Leigthon STFI

La comuna de Estación Central se formó desde sus inicios por migrantes, provenientes de otras provincias, pero también de otros países. Ese intercambio cultural es un tema relevante en el sector y esta obra lo demuestra en su forma, pero también en su fondo.

Don Vicente Valdés Bascuñán, heredero de los antiguos propietarios del Fundo de Chuchunco, vende el terreno donde se encuentra este mural en 1905 a un inmigrante italiano llamado Diego Luzoro. A partir de él, herencias y descendencias de inmigrantes italianos han sido propietarias de este inmueble. Su historia representa a muchos y muchas inmigrantes que desde hace más de 100 años hasta el día de hoy llegan al barrio provenientes de Asia, Europa y especialmente Latinoamérica, integrándose a partir del comercio, de las tradiciones culinarias y nuevos vocablos.

Es por eso que en esta ruta los migrantes necesitan un reconocimiento a su aporte a la multiculturalidad. Para ello, la reconocida artista STFI, muralista y defensora de estas temáticas, da cuenta de ello a través de la figura de niños, niñas y mujeres que a través de colores vivos e intensos representan ese espacio de encuentro, amor y comunidad que siempre debiese existir.

Título: Observar pacientemente
Artista: Pablo Benzo

El Casco Histórico de Estación Central se caracteriza por ser heterogéneo, una suerte de “puerto urbano” con una amplia diversidad de oficios, objetos y personajes antiguos que han marcado su identidad. En los relatos aparecen antiguos hitos y negocios como la Barraca Valdivia, en la Alameda donde está actualmente un centro comercial; la Escuela de Artes y Oficios en los terrenos de la USACH; la Lechería Las Delicias, donde está el Terminal de Tur bus; o las cecinas Klaber, frente a la plaza.

Se recuerdan también personajes emblemáticos, como es el caso de Lautaro Ponce de León, poeta; Don Gastón Wirth y su local deportivo en calle Dolores (muy cerca de este mural); Don Pepe y su histórico restaurante en Jotabeche y Cinco de Abril y el cantautor Víctor Jara, quien vivió en el barrio (cerca de Arica con Jotabeche) durante su juventud, antes de irse a la Población Los Nogales y convertirse en un reconocido artista.

Parte de ella interpretada por el artista Pablo Benzo, a partir de abstracción donde se representa esa vida de oficios pasados, con el zapatero y la extinta Lechería, para mostrar la vida e historia de este barrio a partir de sus actividades cotidianas.

 

 

FOTO N°9 pendiente
Título: El viaje y la espera
Artista: Pelagia Rodríguez y equipo

El Casco Histórico de Estación Central tiene una característica única: desde este barrio es posible viajar a todo Chile, incluso a Latinoamérica. Esa particularidad de este barrio es lo que se reflexiona en esta obra de mosaico. Su autora, Pelagia Rodríguez, involucra todas las acciones que suceden en una estación de trenes, con conceptos como el viaje, la espera, la despedida, la partida, la llegada y el retorno.

Este mural fue construido en conjunto con la comunidad del cité, quienes incorporaron ideas relacionadas con sus propios viajes: objetos y cosas que llevan o que extrañan al partir a otro lugar. Muchos de ellos provienen de otros países, por lo que este tema los representa. Asimismo, la comunidad participó en la construcción del mural, realizando los pequeños elementos que se observan en el acceso y sus nombres, que aparecen allí también.

Las imágenes del mural evocan la poética del viaje: el pelo al viento, el acceso al cité como una locomotora y la estación, donde en el centro y arriba se encuentra el reloj, que todo es parte del tiempo.  Así como funciona el viaje, la vida en Estación Central.

Título: Reconciliación
Artista: Katia Navarro

Existe un vínculo entre vecinos, donde la unión, la comunicación y la solidaridad es lo más importante. La familia trasciende lo sanguíneo generando lazos de amistad eternos que quedan como herencia a las próximas generaciones, un reflejo íntegro de lo que entregan los espacios de encuentro en el barrio.

“Que la empatía le gane al sálvese quien pueda”, es una frase con la que la artista Katia Navarro simboliza esa herencia valórica que las nuevas generaciones reciben de las antiguas. Algo que caracteriza este sector, es la colaboración entre vecinos y vecinas que crecieron juntos. Lazos de amistad que antiguamente se forjaron en la Parroquia, en la plaza o en la Vicaría de la Zona Oeste, que se instala en el barrio en 1964, pero durante la Dictadura adquiere un rol relevante en el trabajo comunitario con la Vicaría de la Solidaridad como un espacio de protección social, salud, recreación educativa y activismo cultural. Este espíritu de colaboración se observa actualmente en las Colonias Urbanas, que albergan a más de 150 niños, niñas y jóvenes de todas las edades que se reúnen a compartir sus experiencias y su amistad y se convierten en un referente para el encuentro comunitario, un espacio donde el esparcimiento y la vida común se mantienen.

 

 

 

FOTO N°11pendiente

Nombre: La vida de barrio
Mural colaborativo

 

El barrio en el Casco Histórico se representa por sus hitos, sus recuerdos, sus hechos relevantes. Destacan los gasómetros, la estación de trenes, la parroquia y la plaza como los principales espacios donde la comunidad se identifica. En estos lugares y las calles que los circundan se realizaban pasacalles, juegos infantiles, talleres de teatro, festivales de la canción encuentros frente a una fogata, las obras de teatro, los festivales de la canción, campeonatos de fútbol y se reunían las colonias urbanas que hasta el día de hoy se mantienen. Esa es la vida que se retrata en esta obra.

El muro donde se ubica este mural está cargado de historia. En el año 1938 este sitio fue comprado por el Consejo de Defensa del Niño, institución creada con el fin de proteger a la infancia prestando distintos servicios. En este lugar, el objetivo era mantener a los niños y niñas durante el día después de la escuela, proporcionándoles alimentación completa, asistencia médica, dental y educacional. Posteriormente el sitio es comprado por la Fábrica de Cecinas Klaber Hermanos, industria de fiambres que surtió de productos al sector durante varias décadas.

Un lugar con una historia y presencia importantes. El diseño y composición es de la artista Telly Gacitúa, que en compañía de sus colaboradores Cindy Sandoval y Nicolás Mellado dieron inicio a este mural, al que luego se integraron muralistas, mosaiquistas, estudiantes, vecinos y vecinas, quienes durante una semana estuvieron participando en diferentes instancias, concluyendo así un trabajo de co-creación de meses donde el arte urbano, el trabajo comunitario y el patrimonio cultural se integraron, para así mostrar que alrededor de los trenes, las industrias, el comercio y los buses, sigue habiendo vida de barrio en Estación Central.

 

ESCRIBIR Y PULSAR ENTER PARA BUSCAR

Social Media Icons Powered by Acurax Web Design Company
Visit Us On FacebookVisit Us On TwitterVisit Us On InstagramVisit Us On Youtube